SNIACE. Relato de un confinamiento

  En un mundo confinado por la pandemia del coronavirus, esta es la pequeña gran historia de otro encierro.

  El 15 de enero de 1.993, 800 de los 1.000 trabajadores de SNIACE, en Torrelavega, se encierran en las instalaciones de la fábrica Cántabra para protestar por su situación laboral y el futuro de la empresa, clave para la economía de la Cuenca del Besaya. Hasta el 4 de marzo, durante los 47 días que dura el encierro se suceden diariamente las manifestaciones, protestas, cortes de carreteras y el encierro durante un mes de 10 mujeres de trabajadores en la Asamblea regional de Cantabria.

  El recientemente fallecido Julio Anguita, Cristina Almeida y Miguel Ángel Revilla, son algunos de los políticos que visitan y apoyan el encierro. Éste finaliza con un plan de viabilidad que no impide que desde entonces, y hasta la actualidad, hayan dejado de producirse las protestas relacionadas con la situación de la fábrica y sus trabajadores.

  El 13 de febrero pasado, 27 años después de este reportaje, la empresa solicitó el cierre y cese de actividad.

  El reportaje lo hicimos en febrero de 1.993, y EN EL BLOG  se puede leer el artículo que escribió Emilio Silva.